Procesando pago ...

Las personas pueden hacerse cargo de su propia alimentación sin que nadie les diga qué comer ni de qué manera.

Los seres humanos tienen una capacidad innata para responder a señales de hambre y saciedad, desde el nacimiento. Pueden persistir si son apoyadas por el sistema familiar, pero también pueden disminuir o desaparecer cuando agentes externos interfieren.

Se puede aprender a comer mejor a través de restablecer la reconexión cuerpo-hambre. Desde comer para bajar de peso en la dirección de comer cuando estás hambriento, hacia comer exactamente lo que tienes ganas de comer y parar cuando estás satisfecho; y así experimentar una gran satisfacción tanto física como psicológica.

Y cada vez que comes cuando tienes hambre, demuestras que eres capaz de cuidarte a vos mismo. Cuanto más fiable seas al auto-nutrirte, te vas a sentir emocionalmente más seguro y con menos posibilidades de dirigirte hacia la comida con motivos diferentes que no sean hambre.

Vas a poder identificar qué comida prefiere tu cuerpo y observar y experimentar en profundidad las consecuencias de tu elección.

Pero antes, hay que dejar de pensar en términos de comida buena o mala y aceptar las equivocaciones como parte del aprendizaje. Alimentarse con sabiduría requiere práctica y más práctica.
 

Emma

close
send

¡Ingrese en Mutarelife!